Los Continentales

CONJUNTO

Nombre: Los Continentales

Fecha: 1962

Origen: Madrid

Estilo: Instrumental

COMPONENTES

Formación Inicial: Alvaro Yébenes Guitarra solista, Juan Antonio González “Ñique” Bajo, Rafael Sánchez Ocaña Bateria y Angel Arriba Guitarra.

Febrero 1965:  Deja el grupo Ñique y entra Jose Manuel Rodriguez “Rodri” como bajo y voz solista.

Abril 1965: Deja el grupo Rodri y entran Gonzalo González al bajo y Jose Luis López “Blume” a la voz solista.

Junio 1965: Gonzalo deja el grupo, Alvaro pasa al bajo  y entran Boris como guitarra solista y Teddy Raye como voz solista.

Septiembre 1965: Dejan el grupo Blume y Boris y entran Tony Reinoso com o guitarra solista y Enrique Carlos Martínez “Quique” como voz solista.

Diciembre 1965: Se va Tony Reinoso y entra Tony Obrador a la guitarra solista.

Octubre 1966: Deja el grupo Alvaro Yébenes y entra Enrique L. Perez Santana como bajo y voz.

Noviembre 1966: Se incorpora dúo de viento. Lucas Moreno como saxo alto y Juan Jose Mena como saxo tenor.

ACTIVIDAD

En Madrid a principios del año 1962. Álvaro Yébenes (15 años, guitarra solista) y Juan Antonio González -Ñique- (17 años, bajo) se separan de Los Flaps para crear un nuevo grupo. Contactan con Rafael Sánchez-Ocaña (19 años, batería ex Mágico), que está cumpliendo el servicio militar y, en un programa joven de Radio Madrid, con Ángel Arriba (17 años, guitarra), componente de “Jaime Beltur y los Chingolos” y después ”Telstar”, y les proponen unirse a ellos con el nombre de “Continentales”.
Ensayan muy duro escogiendo cuidadosamente su repertorio (los arreglos de las canciones estaban a cargo de Álvaro y Ángel) y sus instrumentos, para lograr un sonido muy personal. Se examinan y aprueban el carnet profesional de “Teatro, circo y variedades”. A partir de ahí actúan en salas de fiestas, clubes, colegios mayores, etc.
A finales del año 1963 se presentan en las famosas Matinales de El Price. Lleno absoluto para ver a los Diablos Negros, muy conocidos que habían arrastrado gran número de seguidores, y Los Continentales salen justamente detrás de ellos, para “tratar de apaciguar al respetable”, según la petición de su presentador, Miguel Ángel Álvarez. Gran abucheo del público que quiere seguir viendo a su grupo favorito, pero… la calidad se impone; los cuatro chicos, impertérritos, con un sonido distinto y una escenografía muy cuidada, en pocos segundos consiguen una atención total y, después de cada tema, una ovación de gala. Se les empezaba a conocer como “el grupo español que, con instrumentos nacionales, hace mejor sonido”, según palabras de Los Pekenikes para la revista Discóbolo.
Este éxito lo repetirían poco después, en enero del 64, con unas actuaciones en el mismo escenario que difícilmente se podrán olvidar. En esta ocasión se les presentó el “cazatalentos” Andrés Machado de Discos Belter, donde graban poco después, apareciendo dos EPs ese mismo año, en abril y en noviembre (los mejores discos de grupos de música moderna salidos de esa casa, al decir de muchos críticos musicales). Don Quijote, Hava Nagila, El mar cruel y El último tren del espacio, son los temas del primer EP y son los que les dio el triunfo en El Price. Con El barco del amor, Espacial, Tema de chicos y El millonario completan el otro EP y tambien un magnífico repertorio instrumental.
Por medio de Karina, conocen a Emilio Santamaría (padre de Massiel), uno de los mejores managers-productores de España y les contrata para hacer un “producto muy vendible” con Karina y Mike Ríos (Miguel Ríos) y así recorrer la península acompañándoles como su grupo y a la vez interpretando su propio repertorio instrumental.
Sábado 18 de abril; en gala nocturna se celebra el “Festival Alberdi” (cadena musical) en el Palacio de los Deportes de Barcelona, que trata de ser la presentación en esa ciudad de los grupos y artistas más relevantes de Madrid, con idea de invitar después a los catalanes a la capital. Esa era la idea, pero el acto se había publicitado como de “rivalidad”. Los que jugaban en casa eran Los Atilas, Los Gatos Negros, Los Catino, Los Sirex y Los Mustang. Los visitantes, Los Tonys, Los Continentales, Karina (con Los Continentales), Los Sonor, Mike Ríos (con Los Sonor) y Los Pekenikes. Lleno total (más de diez mil personas, en su gran mayoría chicos) y un rugido ensordecedor en una noche dantesca e infernal, con hogueras, carracas, pitos estridentes y petardos incluidos. Su presentador, el famoso locutor de TVE, José Luis Barcelona, para dar al acto más “agarre” comercial lo comparó, en la revista Discorama, como una final de futbol Madrid – Barsa.
Fonorama nº 7 escribía: La aparición de Los Continentales fue coreada, cómo no, por un gran abucheo, pero los chicos no se inmutaron y arrancaron con su “Hava Nagila”; a los pocos momentos parte del público comienza a interesarse y a prestar atención a la melodía. En la siguiente interpretación, a Álvaro se le rompe una cuerda, pero no se interrumpe la música ya que Rafa sigue tocando la batería y se hace un improvisado “solo” de casi diez minutos. Después tocan, y son escuchados por la mayoría, “El último tren del espacio”. Muchos aplausos.
Ahora le toca el turno a Karina, arropada por la seguridad de “sus chicos” (como ella les llamaba), cantando descalza “Hally gully boy” y “Desata las cadenas de mi corazón”, siendo efusivamente felicitada por gran parte del Palacio, que supo reconocer su clase y su esfuerzo.
Retransmitido por Radio Nacional de España y TVE, se celebró en Madrid el 31 de mayo, en el Teatro del Ministerio de Información y Turismo y presidido por su titular, Fraga Iribarne, la entrega de los Discos de Oro 1963 a Enrique Guzmán y a Tito Mora. Era la fiesta del primer aniversario del “Hit Parade Nacional”, todo un acontecimiento lleno de promesas para el futuro de la música moderna en España. Mike Ríos, Karina y Los Continentales amenizaron el solemne festival.
En febrero del 65 se va el bajo Ñique, fundamentalmente porque los otros tres componentes querían hacer temas cantados y él no estaba de acuerdo.
Su puesto lo ocupa José Manuel Rodríguez “Rodri” que, además de tocar el bajo, canta muy bien, con voz dulce para temas italianos (muy en boga) y desgarrada y moderna para el “pop – beat” inglés. Ángel (2ª voz) y Álvaro, le hacen coros con mucha personalidad en las armonías.
Amigo del grupo desde sus principios y seguidor incondicional es Fernando Casielles, que en poco tiempo se convierte en su representante exclusivo.
Así inauguran la sala Mónaco, en Madrid, compartiendo escenario con Alberto Cortez y Rosita Perú y Los Silvers. A partir de ese momento Mónaco y Caravelle (las dos salas del señor Blanco) serían el lugar de referencia de Los Continentales, tanto para ensayos como para actuaciones en Madrid.
Poco después Rodri coge una fuerte afonía y abandona el grupo. Se hace cargo de la voz solista José Luis López (Blume) y del bajo Gonzalo González (el pequeñín) que viene de Los Botines.
Esta agrupación realiza una serie de actuaciones con “la chica ye-ye”, Conchita Velasco, en la TVE de Barcelona (Noche de Estrellas) y con Rosalía, Karina y Miguel Ríos en algunas de las mejores salas de Madrid: Pavillón, Florida, La Riviera …
Al comienzo del verano del 65 realizan una gira por algunas plazas de toros y teatros gallegos con otros grupos de Madrid: Los Shakers, Lorella (María Ostiz), Los Pekes… y el grupo inglés The Swing Stars con su exitoso cantante Teddy Raye (creador del baile “The Dog” y promotor de dicha gira) que, al final, decide dejar a su grupo y hacer una serie de actuaciones con Los Continentales por Mallorca.
Gonzalo sale del grupo y Álvaro abandona la guitarra de punteo y coge el bajo. Boris (el hombre del “everybody is hapy”) que estaba con Los Shakers, entra en el grupo y se hace cargo de la guitarra solista. Con un nuevo estilo, tanto en la música como en su presencia más de vanguardia, inician el periplo con Teddy Raye por Mallorca y actúan, entre otras, en la sala Haima, con The Runaways (grupo mallorquín) y su nuevo cantante Mike Kogel (Mike Kennedy), traido de su reciente gira por Alemania. Pero sus desacuerdos con el grupo son muy evidentes. Mike habla con Los Continentales para ser su cantante, ya que José Luis se iba a la “mili”. En esas fechas actúan cerca Los Sonor y también le ofrecen a Mike irse con ellos. Esta oferta parece que tienta más a Mike, quién al principio no veía muy claro al grupo. También en esas fechas se forman unas buenas veladas en la sala, llegando a tocar Los Continentales con Eric Burdon y algunos componentes de The Animals (bajo y teclista).
En septiembre regresan a Madrid; José Luis desaparece en la “mili” y Boris se perdió. Entra en el grupo Tony Reinoso (ex JETS) en la guitarra solista y, aunque es un buen guitarra y cantante rockero, ellos seguían esperando a Mike, que les prometió que se uniría al grupo, pero definitivamente se queda con Los Sonor. De la unión de Los Sonor y The Runaways nacerían Los Bravos. Pero eso es otra historia.
Finalmente cogen al cantante de Los Buitres, Enrique Carlos Martínez (Quique). En diciembre de 1965 se va Tony Reinoso y entra Antonio Román Obrador (Tony) de The Ranaways, que les había demostrado ser un buen compositor y un virtuoso con la guitarra.
En febrero del 66, Los Continentales se presentan al Primer Certamen Internacional de Conjuntos de León, en el Teatro Emperador y retransmitido por Radio León y TVE, quedando en cuarto puesto. Los Indonesios se alzaron con el triunfo.
Firman con Discos Tempo, de los hermanos García Segura, y graban dos sencillos con “No te vayas” (de A. Román) y “Tenme en tus brazos” en el primero”, y “Mister D” (de A. Yébenes) y “Bla, bla, bla” (de A. Román), en el segundo, apareciendo simultáneamente en España, Alemania, Bélgica, Italia, Francia y Holanda.
De cara al verano, Fernando Casielles firma un buen contrato para julio y agosto en calidad de orquesta-atracción en la Sala-Jardín El Burro, en esos momentos la mejor sala de fiestas del levante español, en Benidorm, regentada por José Castaño y Antonio Molina, el famoso cantante. Por allí pasarían ese verano artistas de renombre internacional.
En octubre Álvaro se va con Los Canarios y su puesto lo ocupa Enrique L. Pérez Santana, bajo y voz, que es zurdo como el Beatle Paul, emplea un “bajo-violín” Hofner como el de Paul, y canta como Paul. En noviembre, el grupo incorpora un dúo de viento: Lucas Moreno en el saxo bajo, y el almeriense Juan José Mena en el saxo tenor, conformando una gran banda consolidada para entrar así en el sonido de la “Motown”.
En enero del 67, en el II Certamen Internacional de León, consiguen un merecido primer puesto; TVE retransmite la final y la entrega del cheque de cien mil pesetas (en esa época, el primer premio del Festival de Benidorm era también de cien mil pesetas). En segunda posición quedaban Los Pop Tops (todavía se llamaban Los Tifones). Graban con Sonoplay un único y último disco con los temas ganadores de León: Déjala dormir (tema obligado para la final) y Vivo feliz como soy (tema libre).
Los nuevos Continentales, por sus propias características, quieren encaminarse hacia la música Soul, pero Quique no está de acuerdo y deja el grupo. Hacen varias actuaciones por toda España con Enrique como solista y bajo, y Ángel como segunda voz al estilo Sam and Dave, con notables mejoras en sus cotizaciones a lo largo del año. Sus últimas actuaciones por imperativo de la “mili” con esa formación son en otoño del 67 en Granada y Zaragoza. Como quedaban algunas galas firmadas, Rafa y Ángel deciden llamar a algunos excomponentes: José Manuel “Rodri” y José Luis “Blume” y agregar a Francis Cervera en el teclado y voz, para hacer una música más comercial. Su última actuación es en 1968 en un club de Madrid y deciden separarse definitivamente.

Para más información sobre los primeros pasos de nuestra música pop-rock: loscontinentales.com

MÚSICA

1. Don Quijote. Tema de éxito del grupo con el que se les reconocerá siempre en el futuro.

2. El Millonario. Segundo y último disco con Belter.

3. Tenme en tus brazos. Primera grabación con Discos Tempo.

4. Déjala dormir. Tema con el que ganan el II Certamen Internacional de León y que graban con Sonoplay.

FOTOS

 

 

CARTELES

 

CARÁTULAS

 

PRENSA

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: