Los Rock

NOMBRE

LOS ROCK

Origen: Madrid (distrito Centro de Madrid, Calle del Conde Duque – Plaza de España)

Fecha: Año 1960.

Estilo musical: principalmente Rock and roll y canción ligera: baladas, melodías de corte británico, americano, italiano y francés, aunque también tocábamos temas instrumentales.

COMPONENTES

Componentes fundacionales: Juan José Hernández Bellenda (fallecido en 2010) guitarra solista, Agustín Castellanos Hernández (guitarra ritmo) y José Luis Córdoba Murias, voz principal. Desde 1960 a 1968 estuvo el grupo en activo: Hermanos Fernando y Manuel Sánchez Cano.Definitivamente a principios del 64 y hasta finales del 65, que empezamos a desfilar año tras año en los carteles, éramos: Juan José Hernández Bellenda (fallecido en 2010), guitarra solista, Agustín Castellanos Hernández (?), guitarra de ritmo, Julián Bañón (?), guitarra bajo, Ramón, batería que en los 70 estuvo con Valen y después con Juan y Junior, y José Luis Córdoba Murias, autor de esta breve memoria, cantante. Antes pasaron dos baterías: uno Marcel y el otro fue muy efímero y no recuerdo su nombre, y dos bajos uno al que apodamos “Er deos”, era andaluz y se quejaba de los “deos”, cosa nada extraña pues el bajo era de su creación y tenía unas cuerdas “asesinas”.

EQUIPAMIENTO

(Toda la información nos ha sido proporcionada por su cantante Jose Luis Cordoba Murias y relatada por él). El equipamiento al inicio como trio eran guitarras españolas, al poco tiempo fueron eléctricas; la solista era de color burdeos parecida a las que se utilizaban para el jazz, la de ritmo semejante a una de las que usaba el gran Duanne Eddy, no recuerdo sus marcas. Necesitábamos un amplificador y un familiar nos presentó a un electricista que estaba trabajando en el cine Palacio de la Música. Fui yo en persona con una caja de higos, como me dijo el familiar, y en un “pis-pas” el técnico montó el altavoz con tela de un saco. Ya teníamos amplificador. Posteriormente la solista fue una Eko azul, hasta que se incorporaron Julián Bañón (bajo) y Ramón (batería), entonces nos renovamos con Guitarras Galanti y seguimos con la Eko, ya que Juanjo estaba contento con ella y no quiso cambiar. La batería era una Premier de color rojo (la estrella invitada). Por el grupo pasaron tres baterías y otros tres bajos.

Nuestro equipamiento definitivo:

Guitarras: Galanti y Eko

Batería: Premier.

Sonido guitarras: Vox 3 amplificadores (no recuerdo potencia).

Equipo de voces: Dinacord 80 vatios y dos columnas.

Micros: Varios cilíndricos con bola no recuerdo su marca y Shark.

Eco y reverberación: Primero Binson y luego Dinacord de cinta.

Vestimenta: Chaquetas azules con hilos brillantes, pajarita y trajes de raso burdeos y solapas negras con lazos.

Medios de transporte: Al principio taxis, después furgoneta alquilada para equipo y coche para nosotros, tren, etc.

Técnico de sonido: Mi hermano Ángel (fallecido)

ACTIVIDAD

Empezamos esta aventura tres amigos del barrio desde la infancia, Juanjo, Agustín y yo, José Luis. Juanjo y Agustín, recibían clases de guitarra y a mí se me daba bien cantar, así que, con guitarras españolas ensayábamos en la plaza de Cristino Martos, junto a la Malmaison. Tanto nos gustó aquello que al día siguiente continuamos y así seguimos mes tras mes y año tras año. Cierto día, un joven se paró a escucharnos y conversar con nosotros; no le conocíamos y resultó ser Kurt Savoy, que iba a cantar en la Malmaison. En otra ocasión vimos bajar de varios coches a unos chicos con guitarras; una era un ancla, que nos dejó asombrados (después la vi en la tienda de instrumentos Biok, que estaba muy cerca) y mirando entre cortinas de la cristalera nos dimos cuenta que cantaban muy bien Rock and Roll. El portero, que nos conocía, nos dijo que eran Los Estudiantes.

 Grabamos programas para TVE como “Estudio Uno” en escenas de teatro y cine, maquetas para anuncios en TV Chilena y otros para firmas comerciales en Hispanoamérica. Nos llamaron de la Philips para grabar un disco con temas de un compositor suyo. Estuvimos ensayando una mañana entera, pero aquello no era para nosotros y pedimos cantar algún tema de los nuestros pero no accedieron, por lo que dimos por zanjado el asunto.

Cantamos en todas las emisoras de radio de Madrid, en programas como “Escala de la Fama” de Radio Madrid, “Cabalgata fin de semana” de Radio España, un programa que presentaba Boby Deglané, donde cantamos junto a un principiante, aunque ya con algo de fama: Raphael. “Ruede la Bola” de la Inter. “Concurso Nacional de Conjuntos de Música Moderna del S.E.U. 1961” junto a Pekenikes y Estudiantes entre otros (no había muchos más).

Actuaciones en salas, prácticamente en todas las que había en esos momentos, como Consulado, Madison, Cielito Lindo, Canciller, etc.

ANECDOTAS

En el capítulo de anécdotas, recuerdo una que hoy día parecerá divertida pero que en su momento nos acongojó. Ensayábamos en casa de Agustín, calle Duque de Osuna, en una habitación que daba justo a un patio y la fachada de enfrente era la pared de la iglesia de San Marcos (hoy día declarada monumento nacional), que está en la calle de San Leonardo, frente al Edificio España. Un día estábamos de ensayo con nuestro flamante amplificador de caja de higos, sin saber que se estaba celebrando una misa ya que no era hora de misas, cuando, en plena Consagración y los fieles en total silencio, se empezó a escuchar con energía ¡¡AHÍ VIENE LA PLAGA, LE GUSTA BAILAR, AHÍ VIENE LA PLAGA… !!Éramos nosotros y se la tragaron enterita, pero aquí no terminó el “concierto” porque vinieron después, el Rock de la Cárcel, Blue Swede Shoes, King Creole, etc. No tuvimos en cuenta que podría haber algún oficio fuera de programa como una misa fúnebre, que era lo que se estaba celebrando precisamente. ¡¡¡¡Con la Iglesia hemos topado!!!! Nos cayó la mundial, pero no precisamente por el párroco, sino por  nuestras madres que eran feligresas de la parroquia. El párroco nos conocía, yo había cantado y  ayudado en ocasiones y no nos dijo nada porque ya sabía que iban a ser “ellas” las de la bronca. Se acabó el tocar en casa de Agustín y pasó lo que se conoce como “con la música a otra parte”. No teníamos adonde ir, por lo que un tío de Juanjo habló por nosotros en Hermandades del Trabajo y como  habíamos actuado en varias ocasiones con motivo de asambleas gremiales, nos cedieron una dependencia para ensayar, aunque nos pillaba un poco lejos. Allí vimos por primera vez a Los Continentales ensayar y tomamos buena nota de ciertos detalles. Lo que son las cosas, al poco nos cedieron una sala en la calle Conde Duque, nuestro barrio otra vez, era el sótano de una lechería y en el primer piso vivía otro párroco a quien no le importaron los vatios ni los baquetazos y bombo. Creo que le tuvimos que interrumpir sus oraciones en más de una ocasión, pues  ya teníamos un equipito majo, que sonaba mucho más y mejor.

FOTOS

CARTELES

GuardarGuardar

A %d blogueros les gusta esto: