Fernando Arbex

(Por J. M. Moratinos/J. Navarro)

Pocos baterías en la historia del rock han hecho carrera en la música más allá de su instrumento base. Quien primero nos  viene a la mente quizás es Phil Collins, aunque fue posterior al caso que nos ocupa. Porque en España tuvimos uno muy especial, pues fue además un pionero y una figura esencial en la evolución del pop-rock español desde sus más tempranos inicios y a lo largo de varias décadas.

José Fernando Arbex Miró nació en Madrid el 28 de mayo de 1941. No era su familia tolerante en absoluto con la naciente fiebre del rock de finales de los ‘50, pero el día que el joven Fernando se encontró una guitarra rota en el trastero de su casa y decidió arreglarla, su vida cambió. A hurtadillas, forma con 16 años un dúo con su amigo Rafael Castellanos: un par de autodidactas que actúan en fiestas y residencias.

En 1959 ingresa en la Universidad Complutense y se une a varios compañeros en un grupo de guitarras eléctricas, unos instrumentos totalmente inéditos en la España de la época, aunque a él le sientan a la batería…, que ya no dejará. El grupo son Los Estudiantes, con Pepe Barranco al frente como vocalista. Y cuando no puede ocultar más en casa su actividad musical, Fernando da un golpe definitivo en la mesa, incluso para anunciar que deja los estudios por la música.

En 1964 Los Estudiantes están en la cúspide, tras publicar tres EPs y actuar en múltiples fiestas universitarias. Pero ese mismo año muere su hermano Luis en la mili, un duro golpe que acaba alterando el rumbo del grupo hasta su disolución. Pero apenas unos meses después Luis Sartorius, ex de Los Estudiantes, entra a trabajar en Zafiro y monta la filial Novola para nuevos artistas; llama a Fernando y le propone crear un cuarteto al estilo de los Beatles cantando temas inéditos en español. Seducido por la idea, Fernando contacta con Juan Pardo en una discoteca madrileña y éste a su vez con Antonio Morales (Junior). Ambos, ex-vocalistas en Los Pekenikes, se suman al proyecto. Para bajista fichan finalmente a Manuel González, ex-Blue Shadows. Acababan de nacer Los Brincos, nombre atribuido a Rosa Arbex, hermana de Fernando.

Luis Sartorius muere en accidente de coche en Madrid antes de que Los Brincos eche a andar. Es otro golpe severo, pero siguen adelante; una jovencísima arreglista y productora llamada Maryní Callejo entra en su lugar para guiar al grupo. Ella será la “George Martin de Los Brincos”, colaborando a veces en la composición, a cargo principalmente de Juan Pardo y Fernando. Durante un par de años se desata la “brincosis” en España, con temas como “Flamenco”, “Borracho”, “Sola”, “Mejor” o “Un sorbito de champagne” (ver Los Brincos en este mismo museo virtual). El liderazgo del grupo, siempre de Fernando, es cuestionado a finales de 1966 por Juan Pardo y Junior, quienes marcharán finalmente para formar el célebre dúo Juan y Junior. Al paso de los años y de diversas formaciones del grupo cesan su actividad.

Su nuevo proyecto es Alacrán, efímero trío que forma con Iñaki Egaña (ex cantante de Los Buenos) y Óscar Lasprilla (ex Brincos). Su álbum «Alacrán» (1970) mezcla funky, rock progresivo y ritmos latinos, lo que le sirve para desarrollar y perfeccionar la idea de un grupo en esa línea. El resultado se llamará Barrabas, banda que fusiona rock afrolatino y funky (en la onda de Santana u Osibisa). Aquí Fernando  produce el disco y graba como batería solo en el álbum de debut «Barrabas» (1972) y sólo se dedicará a la producción a partir del segundo. Por el grupo pasan Iñaki Egaña, Tito Duarte, Miguel y Ricky Morales, José Mª Moll…, entre otros. Barrabas tiene impacto internacional (es el grupo español más vendedor en EE.UU.), editando 9 álbumes hasta 1983. Con éxitos relevantes como “Wild safari”, “Woman”, “Hijack” o “Mr. Money”.

Paralelamente, ya desde su etapa Brincos, Fernando Arbex componía y producía para otros. Canciones de éxito llevan su firma en diversas voces: Jaime Morey (“Negra paloma”), Miguel Ríos (“El río”), Micky (“El chico de la armónica”), Mike Kennedy (“Louisiana”), Middle of the Road  (“Soley, Soley”), Miguel Bosé (“Anna”)… Pero tras el fin de Los brincos, libre de actuaciones en directo, se dedica de lleno a producir a otros muchos artistas: Camilo Sesto, José feliciano, Rita Pavone, Harry Belafonte, Tony Ronald, Marisol, Nana Moskoury, Middle of the Road, Sergio y Estibaliz (como Beans, haciendo un álbum disco en 1979) …

Ya en los ’80, después de Barrabas,  Fernando Arbex evoluciona hacia lo que denominó su “etapa sinfónica”. Así, en 1981 edita “El caballero del arco iris”, suite para ballet con textos de Gloria Fuertes y la Orquesta Filarmónica de Londres. Aún produce a grupos de la movida como Aviador Dro.

En 1996 compone y produce el musical “La Maja de Goya”, que sale en un álbum grabado de nuevo con la Filarmónica de Londres.

Y en el año 2000 y por encargo del presidente palestino, Yaser Arafat compone “Terra Santa”, cantata por la fraternidad de las tres grandes religiones monoteístas, estrenada en la villa segoviana de Pedraza, con Fernando Argenta dirigiendo la Orquesta de Castilla y León y el Orfeón Donostiarra.

Pero Fernando añora sus raíces, y 30 años después de su disolución refunda Los Brincos. De sus antiguos miembros sólo Miguel Morales se le une, y juntos graban el álbum “Eterna Juventud” (2000), que acompañan de una pequeña gira por España, como final de su actividad musical.

Con él desapareció un pionero básico e irremplazable de la historia de nuestra música.

FOTOS

CARPETAS

1.- Producciones para él.

2.- Producciones para otros artistas.

A %d blogueros les gusta esto: